lunes, 22 de febrero de 2021

OTRA MUERTE

 

Hay una cosa detrás de las puertas

que se llama alivio.

Se cierran, se abren.

Entra y sale gente.

A mí aún no me toca.

Cada segundo de espera

se llama miedo.

Pero Yo no tengo temor en los ojos.

Pregúntales a las sillas, a las mesas

tan ordenadas y fijas.

No podrán decirte que me sientan temblar.

es siniestro .

Quizá, yo no sea parte del mobiliario.

Solo un eco empeñándose en volver

                                                       sobre sus pasos.


muerte vida luz puerta miedo temor oscuridad malpresagio


viernes, 5 de febrero de 2021

La palabra más mía vídeo presentación


 

Blanca Wiethüchter y su poesía

 

Blanca Wiethüchter   poesía poetas desconocidos, poesía

Quieres nombrar otra vez

según lo ayer aprendido
el encuentro del amor en la espesura.
El canto.
Todo parece tornar a un primigenio dorado
-lo dices secretamente-
sabes que las transformaciones
provienen de aquella señal en el cielo
que te hizo ver el otro aire de la luz
-el esplendor de un cuerpo de fuego
                                  -dices-
                                         que amas.

Las palabras van a tu encuentro
sin decir que son palabras
                                       y son efímeros planetas.
Ahora que te sabes entre los surcos
                                              -impaciente.
Ellas ignoran lo que deshacen
y también lo que hacen
cuando se trata de pronunciar otra vez
un cielo, una espada, un ángel;
aquel ángel que te guarda
y guardará a todos
de la gravedad inmensidad de los silencios.

De: En los negros labios encantados

jueves, 14 de enero de 2021

PENÉLOPE

Voy a esperarte

con un poema inmediato en mis ojos.

Para ese entonces,

cuando me desplome 

caeré como ligera  llovizna.

La intemperie me increpa tu voz.

El cielo comienza a llenarse,

mi telar no abarca la bruma

entre miles de palabras 

solo se repite tu nombre 

U L I S E S


ULISES PENELOPE tejer poema nombre iliada odisea





 

domingo, 10 de enero de 2021

Alda Merini

 

Aldamerini poetisa italia


 

Nacida en Milán en 1931, Alda Merini dejó una anómala huella en la tradición poética y narrativa de la contemporaneidad italiana. Pagana, cristiana, erótica, mujer consciente de sus propias contradicciones, llevó adelante una intensa obra en donde los elementos naturales se combinan con los más artificiales, los más humanos, dando como resultado una extraña orquesta de misticismo, sosiego y locura. Debido a su internamiento en el Hospital Psiquiatrico Paolo Pini, en 1961, comienza para ella un período de silencio y reclusión que durará, aproximadamente, dieciocho años: en 1979 volverá a escribir bajo el ala de sus experiencias durante la estadía en el hospital.
Merini falleció en su ciudad natal, el 1 de noviembre de 2009. Siguió escribiendo hasta el final de su vida.



El amor es a menudo atormentado. Es una montaña rusa que nos deja sin aliento, que nos hace movernos pero también sufrir. El amor sobre todo sabe tomar muchas formas y esto Alda Merini siempre nos lo ha demostrado. Ella que con sus palabras y su prosa, sabe tocar las cuerdas más íntimas del alma humana. A menudo cruda, demasiado sincera, hace espacio entre sus rendijas, logrando plasmar sus historias más tumultuosas en el papel. La paz es un poema que habla de una de estas, una de esas historias que le han dejado cicatrices, pero que afortunadamente le permitió escribir obras maestras.

El pájaro de fuego

El pájaro de fuego
de mi mente enferma,
este gorrión gris
que habita en lo profundo
y con su pío
siempre me hace temblar
porque parece indefenso,
necesitado de amor,
a veces tiene una voz
tan tierna y nueva
que bajo su triunfo
dicto el poema.

_

*

L’uccello di fuoco

L’uccello di fuoco
della mia mente malata,
questo passero grigio
che abita nel profondo
e col suo pigolio
sempre mi fa tremare
perché pare indifeso,
bisognoso d’amore,
qualche volta ha una voce
così tenera e nuova
che sotto il suo trionfo
detto la poesia.





jueves, 7 de enero de 2021

INJUSTICIA

                                                       Hay una parte de mí rota y puta,

                                                  ennegrecida por eso que llaman injusticia.

                                           Intento arrancarla con dosis de odio,

                               mas no se deja la muy cabrona.

                     Y he de vivir con su singular versión del mundo.

                  No es nada fácil, no para mí.

                      Entonces es cuando me vuelvo asesina

                            de conceptos, de formas, de maneras, de modos,

                                 de gentes…

                                     Me empapo de esta soledad buscada.

                                             Trozos de paz para el corazón.

                                                    Escribo poemas vacíos, llenos de muchedumbre.

                                                        Mientras, sigo esperando un arcoíris de milagros

                                                                  que me proteja de la hipocresía futura.

 



raquelfraga empotrar realidad incertidumbre



martes, 5 de enero de 2021

sábado, 2 de enero de 2021

BEAT

 

Ya no soy la misma.

Es cierto.

Tantas cosas han cambiado…

Pero, si sé que

mis pasos resuenan a eco

en cada espacio

donde aún me habitas.

Mientras el paisaje se empeña en

entrar por la ventana,

sigue el latido

de mi fiera obstinación.


amantes corazón latido cambiar poema amor beat heart love