miércoles, 8 de mayo de 2019

Cuenco vacío sobre la mesa



El silencio se desliza por las venas de esta historia.
La voz absorta y quebrada a ras del deseo.
Allí donde fueron quedando instantes,
donde todo el tiempo del mundo nos sonreía.
donde tan solo fuimos capaces de
                                    robarle pedacitos a los años.
Hoy, los días caen como punzadas de hielo,
no se detienen ni siquiera por nosotros,
                                           por este amor
que se va alojando en cada nueva arruga.
Me siento cansada…
El desamparo increpa a lo inextinguible
Aunque sea incapaz de borrar
                                                  el olor añejo de las cartas
                                                        el tic tac del reloj
                                                             tu mirada hablándome.


cartas de amor rosa seca poesía poema amante






No hay comentarios:

Publicar un comentario