domingo, 26 de julio de 2020

ME SALVAS

No te veo, es cierto.

Estás lejos, también es cierto.

Al mismo tiempo una gran mentira.

Yo sé que tú sabes que

tu mirada está aquí cada mañana.

Te sabes apagando mi ruido

encendiendo mi día con tu sonrisa.

Estamos allí donde nadie nos toca:

en la profundidad del pensamiento,

en las yemas de los dedos donde llevo

tatuada tu piel.

En la comisura de tus labios,

al límite.

Tu abrazo no es sueño, es Tantra.

No nos decimos nada. ¿Para qué?

Los dos nos sabemos, estamos ahí.

Poca gente lo entendería. Nosotros sí.

Porque con solo mirarnos nos adivinamos.

Nos sabemos frente a frente.

Nos sabemos en la distancia.

Y nos sabremos eternamente.





 


No hay comentarios:

Publicar un comentario