martes, 11 de septiembre de 2018

DE PIE


De pie, ante el balanceo de mi ser.
Discordante conmigo misma.
Frente a mi luz,
       mi oscuridad.
                       Yo,
la sinrazón de momentos
desaliñados en mi formalidad.
Golpeo este amor,
me golpeo a mí.
Muero, resurjo una vez más
difusa e inadmisible
¡Cuánto tiempo buscándome
donde se crean los sueños!
Letras cosidas
en cada espacio de tiempo
donde tu habitaste.
                  Te miro,
desalojas la razón de mi piel;
nuestras ausencias se cruzan.
Necesito quedarme.
¿Por qué me voy?


4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Todo eso que nos inunda a los escritores y necesita salir. Por supuesto, en ello va el alma.¡Qué suerte tenemos!

      Eliminar
  2. ¿Emociones encontradas? Hay palabras que solo saben salir del alma, si no lo hacen se quedan enganchadas y pueden llegar a doler. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  3. Esa es la emoción de la poesía, la palabra rebelde que se niega a callar.
    Gracias a ti por leerme.

    ResponderEliminar

Entre dos puertas

Y otra vez lenta avanzo, parece no salir nada bien. Sin embargo, me siento perfecta ante mi mirada desafiante rodeada de banalida...