lunes, 30 de septiembre de 2019

Sin título

Comprendí ayer
que ninguno tuvimos la culpa
Yo perseguía un sueño,
escribía una historia para dos.
Tú te quedabas a ratos sin tinta.

Hoy he aprendido
a besarte en un segundo toda la vida,
a recordar tu piel en el tacto de mis manos,
a respirarte profundamente
                                        por si acaso.

Por si no vuelvo a verte.
Por si no estás, por si no estoy.
Por si vuelas demasiado lejos.
Por si todo, por si nada…

Pero te prometo, amor.
que jamás volveremos a dejar una página en blanco.





No hay comentarios:

Publicar un comentario