lunes, 8 de abril de 2019

Una copa de vino


Ya no sé cuál es el mensaje,
ni quién me dijo que tendría
que beber muy de cuando en cuando
a pequeños sorbos de esta copa,
siendo imposible llegar a embriagarme.

Desconozco cuál es el precio de un trago
más largo, o mejor aún, el de la botella.

Poco a poco fui entendiendo…
Llegué en el instante justo
para desde lejos poder respirarte.

En los momentos en que me acerco,
la sed aún conserva el néctar
de un regusto a juventud;
Allí donde tanto tiempo el fulgor
del otro fuimos.

Ven aquí. Abrázame.
No permitas que me rinda.




                                  


No hay comentarios:

Publicar un comentario