viernes, 12 de octubre de 2018

Entre dos puertas


Y otra vez lenta avanzo,
parece no salir nada bien.
Sin embargo, me siento perfecta
ante mi mirada desafiante
rodeada de banalidad.
Mis zapatos no se cansan,
ni se gastan de patear;
de encontrar el tono adecuado
en el próximo puntapié
Y finjo no saber nada
por miedo a mi determinación.
Quizás no sea una mortal corriente,
esto me lo pregunto,
mientras nazco en el principio
                                       de mi muerte.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

RECUENTO

Así me muestro de repente: Mi fuerza cae del centro mismo de su amplitud. El fulgor de la sonrisa que arrastro aterriza en bocas abie...