miércoles, 28 de febrero de 2018

Deja que te hable sobre mí



De repente sientes un crujido en el pecho
Como el golpe de mil corazones al latir
Tocas los años con la punta de los dedos,
el tiempo te arrasa y te desplaza
y el futuro parece dejar de existir.
La memoria se convierte en algo ambiguo
y el aire se desvencija
en la pleura del deseo de vivir.
Por más que escapes todo te atropella;
el miedo se anuda a tu mente,
mientras los ojos llenos de lagrimas
se empeñan en ver con tenacidad
cosas que ya no existen
Una imagen fragmentada en el tiempo
Te obliga a permanecer detrás de la verdad
Intentas asirte, aferrarte
al claroscuro de la esperanza
que no es mas que un envite de frustración.
Así tu historia permanece agazapada
En la esquina de un lamento
Teniendo como única compañera a la soledad.
Raquel Fraga
Derechos reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario